El divorcio es una situación que tiene un alto impacto para la vida emocional de los hijos. Es un gran desafío para los padres que están en medio de este proceso, esforzarse por generar unas condiciones más favorables que minimicen el efecto negativo para los niños.